Antonio García Megía y Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado son Maestros, Diplomados en Geografía e Historia, Licenciados en Filosofía y Letras y Doctores en Filología Hispánica

 

 

 

Acceder al artículo en formato imprimible


 

 

TIPOLOGÍA de TRABAJOS

 

Las actividades de este tipo más frecuentes en el nivel de Educación Secundaria son:

  • Informe: Texto o discurso de carácter expositivo que resume, aclara o transmite hechos, sucesos, leyes, causas… de cualquier ámbito de conocimiento. Suelen referirse a

    • Temas trabajado o estudiado en clase.

    • Resultados de un proyecto de investigación, asignado o elegido, individual o colectivo.

  • Ensayo: Exposición crítica que recoge la opinión y postura personal acerca de:

    • Un tema a debate, una noticia, una opción…

    • Un libro, artículo, película…

 

ELABORACIÓN

 

En cualquiera de los casos apuntados en el punto anterior el desarrollo de la propuesta debe pasar, como mínimo,  por los siguientes momentos:

 

Fase

Objetivo

Preliminar

Elección de tema

Plan de trabajo

 

Documentación

Recopilación de datos

Registro de información

 

Organización  y elaboración

Criterios de organización

Estructura del documento

 

Final

Primer borrador

Revisión

Redacción final

Maquetación

 

 

 

1. Fase preliminar

Tal vez la más importante, ya que da sentido y orienta a todas las actuaciones siguientes.

 

 

Normalmente:

  • Elección del tema. Puede ser asignado o de elección personal. En ambos casos es preciso dominar el contenido que se pretende exponer antes de proceder a su desarrollo.

  • Delimitación de contenidos. Establecimiento del grado de profundidad, a nivel de contenido y forma de expresión, con que se tratará y expondrá el trabajo. Un tratamiento amplio dificulta la profundidad y viceversa.

  • Enfoque. Cómo dar a conocer el conocimiento que se posee. No todos los escritos tienen los mismos propósitos. En general, se diferencian dos grandes modalidades:

    • Punto de vista literario. Incide más en el modo de decir que en el contenido que se expresa.

      • Propósito poético: Interesado en producir emoción utilizando los elementos del lenguaje.

      • Propósito narrativo: Busca, simplemente  contar una historia, relatar un hecho.

      • Propósito descriptivo: Retrata mediante palabras

    • Punto de vista científico. Importa más lo que se dice que cómo se dice.

      • Propósito argumentativo: Plantea una disputa  y argumenta en favor de una posición. Su objetivo es  convencer. Está dirigido a un  destinatario específico.

      • Propósito analítico: Profundiza en un hecho para llegar a una síntesis. Su intención es comprender y hacer comprensible algo.

      • Propósito explicativo: Resume, comenta y explica un libro, una película, un proceso…

  • Índice inicial a desarrollar. Enumeración y categorización (fundamentales y secundarios) de apartados  y conceptos a desarrollar.

  • Distribución de responsabilidades (en caso de realizarse en equipo) y establecimiento de calendarios.

 

 

2. Fase de documentación

Búsqueda, selección, registro y organización de la información necesaria para elaborar el informe que se pretende transmitir. Pasa por:

 

 

  • Recopilación de datos a partir de fuentes fidedignas.

    Se llama fuente a cualquier instrumento que proporcione información para estudiar o conocer mejor el objeto, tema o asunto sobre el que trate el trabajo. Pueden ser

    • Atendiendo a modo de acceso del investigador:

      • Primarias, si la relación entre la fuente y el objeto de estudio es directa o la fuente constituye el  objeto de estudio en sí misma. No existe intermediario entre él y el investigador.

      • Secundarias, si se conoce lo alguien dice acerca del objeto de estudio. El investigador accede a los datos a través de la interpretación de un tercero. Ejemplo:

        • Tema: Harry Potter

        • Fuente primaria: La lectura de los libros que protagoniza

        • Fuente secundaria: Artículos de revistas o Internet que traten el tema.

    • Atendiendo a su origen:

      • Libros: la más habitual, comenzando por los de texto y las enciclopedias.

      • Publicaciones periódicas: revistas especializadas (los artículos tienen la ventaja de ajustarse a temas precisos y concretos que se exponen en un lenguaje conciso y más comprensible), diarios, boletines de organismos diversos…

      • Documentos oficiales: constituciones, leyes, decretos, actas, censos, estadísticas, discursos…

      • Audiovisuales: películas, videos, programas de televisión o radio…

      • Comunicaciones orales: cursos, seminarios, conferencias...

      • Experiencias personales: experimentos, ensayos, observaciones, mediciones…

      • Experiencias de campo: encuestas.

      • Comunicaciones personales: cartas, entrevistas y  conversaciones con expertos y especialistas. o Internet (¡ojo con determinados lugares de consulta, erróneos o tendenciosos!)

  • Registro de datos y  referencias

    Se denomina así al sistema ideado para  recoger, archivar y ordenar los conocimientos,  ideas, citas, datos, fuentes..., recogidos y trabajados a lo largo de un proceso de investigación o estudio.  Se puede registrar la información empleando una ficha, tarjeta, página de cuaderno, base de datos informatizada…, para cada idea, acompañada de su referencia. Un registro individualizado de ideas de este tipo tiene la ventaja de facilitar diferentes ordenaciones, según la orientación concreta o estructura que se busca para el trabajo, así como su reutilización en tareas futuras. Existen muchos programas informáticos de uso común que agilizan, su reorganización atendiendo a diferentes criterios e, incluso, realizan de forma automática los índices alfabéticos de ideas, fuentes o materias.

    • Concepto de referencia: Se llama referencia a la especificación de la fuente (lugar, libro, revista, dirección de Internet…), de donde se han recogido las idea, frases, imágenes, cifras…, que se incluyen en la exposición. Su declaración da credibilidad y consistencia al texto elaborado. Se suelen relacionar al final del trabajo como un capítulo del mismo. Constituye la bibliografía o índice de referencias.

    • Formato del registro: El registro suele tomar el formato de ficha que, según medios y posibilidades, puede elaborarse en soporte papel o informático (bases de datos, tablas electrónicas, hojas de cálculo…).

      • Tipos habituales de fichas:

        • Bibliográficas. Pequeños tamaño, Reseñan  los datos fundamentales de una fuente (ver detalles en el apéndice): Concreta:

          • Autor

          • Título de libro, artículo, revista, página Web…

          • Editorial

          • Lugar y fecha de publicación

          • Página/s o dirección Web

        • Lectura. Grandes dimensiones o, directamente, hojas. incorpora resúmenes, paráfrasis, citas textuales, comentarios o reflexiones sobre una fuente; un artículo, libro, conferencia… Deben referenciar la fuente a la que se refieren.

        • Conceptos. Contiene ideas que aluden a un tema determinado que interesa, o puede interesar. Se encabezan con el concepto. Se construyen a medida que se lee un libro, o consulta una fuente.

  • Incorporación de la referencia al discurso. En general:

    • Como cita textual.  Recoge con toda fidelidad lo dicho por el autor. Siempre entre comillas (“ ”; « »), para diferenciarla del resto del discurso. En caso de incluir sólo partes del párrafo original se incluirá […] en el lugar correspondiente a los fragmentos omitidos. Puede incluirse en el párrafo o en nota final o de pie de página.

    • Como condensado o resumen propio.

     

 

3. Fase organizativa y de elaboración

Vista la información conocida o recopilada, se  establecen:

 

  • Criterios de presentación. Generalmente:

    • Como secuencia descriptiva. La información se presenta de forma lineal.

      • Modelo cronológico: en el orden en que tienen lugar los sucesos, acontecimientos, procesos…

      • Modelo espacial: en el orden en que se perciben los elementos.

    • Como proceso lógico de etapas diferenciables. Los contenidos se exponen de manera jerarquizada, es decir, por etapas, partes o momentos que reproducen la estructura fundamental de lo narrado así como las partes que se diferencian en cada una de ellas.

    • Como proceso argumentativo. Prima el razonamiento sobre la descripción. Pensado para dirigir al lector o auditorio hacia una conclusión determinada.  

  • Estructura del documento: Matiza la propuesta para iniciar el estudio. Concreta de forma definitiva aquellos puntos que se incluirán en la exposición. Un esquema de trabajo básico puede ser:

    • Introducción. Descripción del propósito del documento y del método de trabajo seguido.

      • Identificación del tema, problema, propuesta, experiencia específica y la forma en que se ha delimitado.

      • Metodología: proceso seguido para localizar y obtener información (fuentes, recursos, herramientas…), así como para elaborar las conclusiones (programas informáticos, comparaciones…).

      • Importancia y significación. Motivos por los que se ha tratado

      • Antecedentes, estado de la cuestión (qué se dice o se sabe, en general acerca del asunto que ocupa)

      • Postura o punto de vista que se defiende (tesis)

      • Breve esquema de cómo se va a desarrollar.

    • Cuerpo. Desarrollo de la introducción. Exposición de los conocimientos alcanzados en todos y cada uno de los apartados estudiados de acuerdo con el plan e índices acordados y la información disponible. En su redacción conviene combinar diferentes momentos o estrategias expositivas Ejemplos de estrategias expositivas:

      • Análisis. Descripción de cada parte o componente de la entidad estudiada.

      • Comparación y contraste. Establecimiento de semejanzas y diferencias con otros sucesos, puntos de vista, experiencias…, semejantes.

      • Definición. Aclaración de  conceptos, términos y tecnicismos, que el receptor puede desconocer o resultar de difícil comprensión.

      • Clasificación. Muestra en forma categorizada (esquemática), los componentes o momentos del tema de estudio o las formas y aspectos que presenta. Indica, también, en qué grupo se encuadra el suceso estudiado dentro de los posibles (si se comenta una novela, por ejemplo, especificar si pertenece al género de terror, intriga, fantasía…).

      • Dependencia. Establece las relaciones que vinculan los elementos, partes, objetos, situaciones, procesos… Resalta la causa que produce un efecto (oferta y demanda, medios de subsistencia y poblamiento, velocidad y accidentalidad…), los lazos de jerarquía y dependencia (estructura feudal y vasallaje…), etc.

    • Conclusión. Subrayado de los aspectos más importantes del cuerpo del informe. Insiste en la tesis inicial formulada en la introducción, aunque forma más razonada a partir de la información suministrada.

 

4. Fase final

 

Elaboración práctica del trabajo. Su finalidad es persuadir al receptor de la fortaleza, importancia y veracidad del trabajo que se expone. Para ese convencimiento no se basta con el aporte de datos. Precisa, además, captar su interés acudiendo a recursos lingüísticos, emotivos, gráficos y audiovisuales que retengan su atención hasta el final de la exposición.

 

  • Primer borrador.  Exposición, mediante frases dotadas de continuidad, de cada parte del tema. Incluyen aquellos  pensamientos que resultan más familiares. Importa más, ahora, anotar qué hay que decir que precisar cómo hay que expresarlo. Una propuesta estructurada general del plan a seguir en la exposición puede ser:

    • Organización del registro de ideas y referencias. Ordenación de las fichas de ideas, lectura y referencias.

    • Establecimiento del contenido de cada punto del índice en forma breve y precisa con la guía, siempre, del archivo documental recopilado y ordenado.

    • Desarrollo explicativo de y pormenorizado del contenido. Las ideas y razonamientos se deben  apoyar en datos estadísticos, citas, imágenes y referencias recogidas.

    • Apoyo de ejemplos

    • Relaciones con otros puntos del trabajo, sucesos y opiniones externos…

  • Revisión. Corrección del borrador primero atendiendo a sus:

    • Contenidos.

      • Claridad de pensamiento: se comprende con facilidad lo escrito.

      • Continuidad en la exposición: las ideas aparecen ordenadas

      • Ausencia de repeticiones, ideas superfluas y lagunas...

      • Categorización de ideas: se diferencia claramente lo fundamental de lo accesorio,

      • Centralidad: No hay  divagaciones, digresiones, vaguedades ni incoherencia.

      • Apoyo suficiente de dibujos, fotografías, gráficos

    • Disposición y vertebración de la información.

      • Estructura de la información: distribución por epígrafes y partes.

      • Sistematización de ideas: ligazón y secuencia de párrafos orientados a conseguir el objetivo propuesto.

      • Incorporación de citas bibliográficas al texto (en el cuerpo, al pie, al final).

    • Elementos expresivos.

      • Empleo de léxico correcto, preciso y apropiado. Se explican los tecnicismos.

      • Nexos apropiados; corrección en concordancias y uso de las preposiciones.

    • Aspectos mecánicos.

      • Corrección ortográfica

      • Presentación

  • Redacción final, maquetación y presentación

 


Acceder al artículo en formato imprimible

 

 


Conozca también...

     


ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía 2013