Antonio García Megía - angarmegia - es Maestro, Diplomado en Geografía e Historia, Licenciado en Filosofía y Letras y Doctor en Filología Hispánica

 

 

 

Ver versión imprimible

Ver vídeo

 

 

 

Los romances de ciego

 

 

CRONOLOGÍA

Desde el siglo XVII  y hasta finales del XIX, los romances se transmiten gracias a los  pliegos de cordel que, realizados por autores poco letrados, cuentan historias acompañadas de grabados y son recitados en calles y plazas concurridas por ciegos o tullidos.

Suman las características del romancero tradicional y del teatro barroco. Transmiten un modelo de sociedad basado en los valores de la religión católica y, a pesar de la violencia, el odio y afán de venganza que plantean muchos de ellos, procuran ser escuela de buenas costumbres para el lector u oyente.

Lo temas que tocan son, generalmente:

  •  Asuntos religiosos o históricos.

  • Narraciones sobre cautivos y bandoleros, domésticas,  amorosas o satíricas.

  • Acontecimientos reales de actualidad: crímenes, incidencias políticas, etc.

Tomarán, finalmente, la forma de cuadernillo de pocas hojas. Comenzaron siendo una simple hoja doblada dos veces para formar ocho páginas. De bajo precio, sin encuadernar, destinados a la lectura rápida y posterior destrucción, constituyen una modalidad literaria comparable al periódico actual.

Los grabados que facilitan la comprensión de la historia eran resaltados por el ciego o recitador, podían ser utilizados en varios relatos diferentes. A finales del siglo XIX desaparecen debido, sobre todo a la aparición de la prensa, barata y popular.

  • ESTRUCTURA

    Introducción:

    Invocación al público para que preste atención y a la Virgen o los Santos para que ayude al recitador a hacerlo bien. En ella califica siempre la historia como rara, notable, admirable... Da tiempo a que el espectador distraído se acerque al grupo. Son del tipo:

    "Hombres, mujeres y niños,

     mendigos y caballeros,

    paisanos y militares,

    carcamales y mancebos.

    El que ya no peina canas

    porque se quedó sin pelo,

    y el que el tupé se compone

    con bandolina y ungüento..."

    • Historia:

      • Desarrolla el drama principal

    • Final:

      • Generalmente breve. El autor pide perdón a su auditorio por las faltas cometidas y solicita a los oyentes que muestren su agrado con una colaboración monetaria o la compra del pliego que tiene impreso el romance:

    "Y aquí se acaba el romance

    que en el pliego escrito está,

    sólo dos céntimos cuesta

    a quien lo quiera llevar".

     

    Muchos pliegos fueron prohibidos por la Iglesia y figuraron en el Índice de libros prohibidos.

    EJEMPLOS

    Los calzones y las alforjas (Fragmento)

     

    Todo casado me escuche,

    todo viudo se suspenda,

    todos los mozos y niños

    les suplico que me atiendan,

    que miren con quien se casan,

    que no se fíen de viejas,

    de mozas, ni de casadas,

    ni de viudas zalameras,

    ni tampoco de beatas,

    ni de las niñas pequeñas,

    porque aquel que se fiare

    le saldrá muy mala cuenta:

    y si me dan atención

    explicaré con presteza

    lo que las mujeres son,

    manifestando sus tretas,

    sus chismes y sus enredos,

    sus marañas y cautelas,

    dando principio al asunto

    comenzaré por las viejas.

    Estas por lo regular

    la mitad son alcahuetas,

    llevando chismes y enredos,

    armando donde hay paz guerra;

    al argumento está claro,

    pues se ve por la experiencia

    en cualquier parte del mundo,

    ciudad, villa, casa ó venta

    que por desdicha ó desgracia

    llegare a entrar una vieja,

    meterá tanta cizaña

    como metió Ana Bolena

    con el cardenal Bolseo

    cuando perdió la Inglaterra [...].

     

    El crimen de la Ermita del Cristo del Otero

     

    Reparen con atención

    en la lista de sucesos

    y vean lo que ha pasado

    en el Cristo del Otero.

    En la ermita de su nombre

    un crimen se cometió,

    que ha causado en toda España

    tristeza y gran conmoción.

    A un pobrecito ermitaño

    que vivía santamente,

    entre cuatro criminales

    le prepararon la muerte.

    A la vieja (la que lo asistía) la han dejado

    en una columna atada

    y la dicen que no chille,

    pa que no se sienta nada.

    Isabel que era la vieja

    cuando pudo desatarse

    abrió la puerta en seguida,

    bajó la cuesta a dar parte.

    En las primeras viviendas

    se detiene a referir

    la muerte del ermitaño

    a lo que ella pudo oír.

    Al bueno del ermitaño

    cuando más tranquilo estaba,

    aquellos cuatro ladrones

    a la puerta ya llamaban.

    A la puerta dieron golpes

    y Mariano respondió,

    y al tiempo de abrir la puerta

    cuatro enmascarados vio.

    Al tiempo de abrir la puerta

    al ermitaño atropellan

    y los cuatro forajidos

    sus pistolas le presentan.

    Preguntan en el portal

    con sus palabras serenas

    y en seguida le amarraron,

    y otro se llevó a la vieja.

    Le pidieron el dinero

    y al ver que aquél no lo daba,

    le tumbaron boca abajo

    y grandes palos le daban.

    El decía:

    -¿y qué queréis que tengamos

    si no hay más que las ofrendas

    que traen fieles devotos,

    y todo es mera promesa?

    Al ver que Mariano calla,

    más adentro le metieron

    y lumbre en un calderillo

    para quemarle encendieron.

    Por fin el pobre ermitaño

    dijo: -En aquella ventana

    tengo en un bote escondido

    los dineros que guardaba.

    Al instante van por ello

    Y a donde dijo, allí estaba;

    tenia unas mil pesetas

    en un bote de hojalata.

    Empezaron a quemarle

    por ver si más declaraba,

    y una vez que quedó muerto

    la ermita la registraban.

     

    IMÁGENES REALES Y MÁS EJEMPLOS:

    Ver WIKI

 

 


Conoce también...

   


ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía 2013

Recomiende esta página: Escriba la dirección de correo de un amigo

Compartir