globoidm_bf96.gif (31742 bytes)

 

 

 

 

 

Mª D. Mira y Gómez de Mercado - Ayudas para  GEOGRAFÍA e HISTORIA

 

 

Hoy, en este lugar:

La prehistoria: Introducción - El proceso de hominización

ADEMÁS:

Cronologías

Ejercicios interactivos

Presentaciones

Ayuda a la memorización

Enlaces en la Red

También:

 
 

INTRODUCCIÓN A LA PREHISTORIA

   

 

Acceso a cronología detallada

 

PREHISTORIA: Periodo de tiempo que abarca desde la aparición de los primeros homínidos, hace unos 7 millones de años, hasta la invención de la escritura, hace unos 5,000 años.

La Prehistoria suele dividirse en dos grandes etapas:

  • Edad de la Piedra, antes del descubrimiento de los metales,

  • Edad de los Metales, sobre el 4.000 antes de Cristo.

          El Lítico o Edad de la Piedra, corresponde a la época en que el hombre hizo casi todas sus herramientas y armas de piedra. La Edad de la Piedra se divide en tres periodos:

1) Paleolítico, desde unos 400,000 a 10,000 años a. C.   

2) Mesolítico de unos 10,000 a 8,000 años a. C.

3) Neolítico de unos 8,000 a 3,000 años a.C..

 La larga etapa de la vida de la humanidad llamada Paleolítico se divide en dos grandes fases:

1) Paleolítico inferior y medio

2) Paleolítico superior.

           Durante el Paleolítico las condiciones de vida fueron extremadamente duras. El planeta sufrió grandes cambios, especialmente climáticos; se sucedieron cuatro glaciaciones, donde inmensas masas de hielo cubrieron gran parte de los continentes, afectando el entorno físico, la flora y la fauna.

El Paleolítico se caracteriza por dos grandes procesos:

A) El proceso de hominización, es decir, la evolución biológica del hombre

B) Creación de la cultura, en que el hombre se diferencia del resto de las especies porque es capaz de modificar la realidad.

Los diversos tipos de homínidos que vivieron en este período (Australopiteco, Homo habilis, Homo erectus, Hombre de Neanderthal o sapiens,  y Homo sapiens-sapiens) fueron cazadores-recolectores, agrupados en pequeñas comunidades. Debido a las migraciones de los animales en busca de alimentos o por los cambios del clima, los hombres tenían que seguirlos y cambiar constantemente de lugar, eran nómades. No todos realizaban las mismas actividades: unos grupos se dedicaban a la pesca, otros a la caza de grandes mamíferos -como el mamut- o de animales más pequeños. El grupo familiar colaboraba en la construcción de sus viviendas temporales con pieles o paja, sostenidas por armazones de madera o huesos, o habitaba en cuevas.

El más importante descubrimiento realizado por el hombre en el Paleolítico fue el fuego; primero lo tomó de la naturaleza y luego lo produjo por sí mismo. Alrededor de una hoguera se podía enfrentar el frío, cocinar los alimentos y ahuyentar a los animales.

El hombre logró aumentar en forma decisiva su dominio sobre la naturaleza, al aprender a pulir y perforar la piedra. Las herramientas más finas y eficaces le permitieron cortar árboles y construir habitaciones de madera. Además, inventaron el huso y el telar, y desarrollaron técnicas para hilar y tejer lana (de origen animal) y lino (de origen vegetal). Además de tallar la piedra, el hombre aprendió a aprovechar los huesos para hacer agujas, puntas de lanzas y arpones.

Al final del período paleolítico pertenecen las pinturas rupestres halladas, lo que supone ya la existencia de especialistas o cierta división del trabajo. Estas pinturas tenían un fin mágico, se interpretan hoy como rituales destinados a favorecer la caza, la pesca y la fertilidad. Se iniciaron los ritos funerarios, los entierros iban acompañados de ofrendas. El fin de la última glaciación coincide con el fin del Paleolítico.

Paleolítico inferior y medio.

El Paleolítico inferior y medio se caracteriza por la existencia de bandas nómadas de recolectores que, en número reducido, habitaban las sabanas y las terrazas fluviales. Gracias al desarrollo progresivo de la inteligencia los homínidos fueron lentamente aprendiendo a fabricar armas y herramientas con piedras y a dominar el fuego. Además de tallar la piedra, utilizaron huesos para hacer agujas, puntas de flechas y arpones. Perfeccionaron las técnicas de captura de grandes animales mediante el uso de trampas.

Las condiciones de vida eran extremadamente duras, a causa de las glaciaciones. Además, abundaban feroces animales, como el mamut, bisonte, elefante, rinoceronte, oso y el león.

El hombre vivía de la caza, la pesca y la recolección de frutas silvestres, y se agrupaba en pequeñas comunidades nómades, que se movilizaban siguiendo a los animales que migraban buscando pasto o impulsados por los cambios del clima. Habitaban en cuevas que les daban protección natural o en chozas.

Paleolítico superior.

Se caracteriza por la presencia de cazadores altamente especializados en la captura de determinadas especies: renos, bisontes, ciervos, caballos, aves. Esta especialización permitió un incremento de la eficacia en la obtención de alimento. Fue durante el Paleolítico superior cuando aparecen las armas dotadas de propulsores, tales como flechas y arcos, arpones y un gran número de instrumentos para trabajar la madera, la piel y el hueso.

Descubrieron que la greda se endurecía al fuego, y con el tiempo aprendieron a fabricar una gran variedad de objetos de cerámica -vasos, ollas, platos-. Con posterioridad desarrollaron técnicas para decorar estas cerámicas con figuras y colores. Para la pesca y las migraciones, crearon los botes, hechos con el tronco de un árbol ahuecado, mientras que para la caza y la guerra inventaron el arco y la flecha, que solo serían reemplazados por las armas de fuego en el siglo XIV d.C.

En este periodo se iniciaron los ritos funerarios, los entierros iban acompañados de ofrendas. De fines del paleolítico son los primeros artistas de la humanidad. Las sociedades de este periodo de la prehistoria desarrollaron un sistema complejo de creencias en espíritus, dioses y fuerzas sobrenaturales. Las pinturas rupestres y las estatuillas poseían un fin mágico, estaban destinadas a favorecer la caza, la pesca y la fertilidad. Las muestras de arte halladas suponen ya la existencia de especialistas o cierta división del trabajo.

 

 

 

[Arriba]

 
 

EL PROCESO DE HOMINIZACIÓN

Acceso a presentación interactiva

 

Hace...  años

 Periodo evolutivo

70.000.000

Primates

7.000.000

Primeros Australopithecus

4.000.000

 1.000.000

Generalización del Australopithecus

2.500.000

Homo Habilis. Convive con los Australopithecus

1.500.000

Homo Erectus. Convive con los Australopithecus

100.000

Homo Sapiens

35.000

Homo Sapiens Sapiens

 

 

 

 

 

 

El término PREHISTORIA se refiere a épocas muy remotas y comprende aspectos tan importantes como la aparición y evolución del hombre, el lenguaje, la religión, el arte, la domesticación de los primeros animales y plantas, etc.

Tradicionalmente se llama Prehistoria al largo período que antecedió a la aparición de la historia escrita. Según este contexto, la Prehistoria comprende el 99% de la historia de la humanidad puesto que hace 4 millones de años aparecieron en el África los primeros seres parecidos a los humanos y la escritura solo surgió alrededor del año 4000 a. De C., es decir, hace seis mil años aproximadamente.

 

 

Hominización

 

Se llama así al conjunto de procesos, fruto de la evolución, que dan lugar a las transformaciones biológicas, ambientales, sociales, históricas, etc., que experimenta el ser humano en el transcurso del tiempo.

Esas transformaciones tienen una base biológica, es decir, son producidas por cambios corporales significativos transmitidos por herencia, pero también son importantes las variaciones en las costumbres, las maneras de pensar o los valores que dirigen nuestra vida.

El resultado es la condición de Ser Humano, cuyas características diferenciadoras son la inteligencia y el lenguaje.

El hombre procede de la evolución de los Primates. Los primates mantienen en su origen diferencias importantes en relación con otras especies:

·        Visión binocular. Los dos ojos se encuentran mirando hacía el frente. Esto facilita la percepción de la profundidad.

·        Percepción de colores en la gran mayoría de ellos.

·        Tronco  que tiende a estar erguido en posición de sentados, trepando o caminando.

·        Órbitas oculares rodeadas de hueso.

·        Hemisferios cerebrales bien desarrollados.

·        Pulgares opuestos al resto de los dedos, al menos en una de las extremidades, que permite sujetar objetos.

·        Uñas planas en lugar de garras en manos y pies.

·        Presencia de clavícula.

·        Articulación del hombro bien desarrollada y permite el movimiento del brazo en todas las direcciones.

·        Articulación del codo que permite la rotación del antebrazo.

El Australopithecus conoce un progresivo aumento de la capacidad craneana, hasta 500cc, y de las circunvoluciones cerebrales. Inicia alimentación omnívora. Cara más plana, lo que coloca los ojos en el mismo plano y mejora la visión en profundidad. Dentición similar a la actual. Capaz de andar sobre dos pies. Pelvis más ancha para sujetar el peso del cuerpo sobre las piernas y facilitar el parto de crías con cráneo más grande. Desarrollo de los órganos fonadores y la zona del cerebro donde reside la capacidad de hablar.

El género de los Homo alcanza más de 700cc de capacidad craneana y desarrolla el neocortex, células del tejido cerebral, y las zonas del cerebro en las que reside la capacidad de elaborar información y la capacidad de memorizar. La pelvis aun es más ancha. El pulgar se comporta como una pinza de precisión. Es capaz de fabricar útiles y herramientas de forma intencionada.

El gran descubrimiento del Homo Habilis fue el útil de piedra y el gran descubrimiento del Homo Erectus fue el la domesticación del fuego que conocía en su forma natural (incendios, volcanes, etc.). El hombre lo capturó, conservó y reprodujo. Se sirvió de él para calentarse, asar alimentos y lo convirtió en el centro de la vida social. Con él aparecen los primeros campamentos organizados, al aire libre o en cuevas. Se han encontrado los primeros indicios de su utilización en China, hace 300 mil años y se atribuyen al "hombre de Pekín". El primero en fabricar hachas de mano de piedra también fue el Homo erectus, que, además, dejó restos de objetos de madera tallada, la primera lanza de madera y el recipiente más primitivo, un cuenco de madera.

El Homo sapiens neanderthalis es una o más subespecies del Homo erectus que evolucionaron hasta llegar a un nuevo tipo físico. Recibe este nombre por el lugar dónde se encontró el primer cráneo que demostraba la existencia de su especie, en el valle de Neander, en Alemania. Tenían cerebro de mayor tamaño y cráneo distinto. El mentón estaba hundido y su constitución era muy gruesa. Eran mentalmente más avanzados. Vivió la última glaciación y se adaptó a ella construyendo hogares excavados en el suelo o en cavernas y manteniendo hogueras encendidas. Cazadores especializados en  grandes mamíferos árticos, arrastraban sus restos hasta la entrada de sus cuevas, en donde los cortaban en pedazos. Se cubrían con pieles y disponían de mejores útiles de piedra que sus antepasados. Entierran a sus muertos junto a utensilios y comida, lo cual indica ciertos principios religiosos. Desapareció bruscamente, su lugar fue ocupado por los hombres modernos, hace unos 35 mil años.

Después del Neanderthal progresó el Homo sapiens sapiens, especie a la cual pertenecemos los humanos modernos. Se extendieron por la Tierra más que ninguno de los primates anteriores. Un grupo prehistórico de esta especie fue el hombre de Cro-Magnon. Vivieron la última glaciación, mejoraron muchos instrumentos y son los artistas más antiguos. El hombre actual no difiere en capacidad cerebral ni postura del modelo que la evolución había logrado con ellos. El homo sapiens sapiens vive y se desarrolla en la Prehistoria

 

 

[Arriba]


Conoce también...

   


ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

© Diseño de Antonio García Megía 2013

Recomiende esta página: Escriba la dirección de correo de un amigo

Compartir