Licenciado en Psicología, ejerce en aula específica de Instituto de Educación Secundaria. Profesional preocupado, denuncia y deja constancia escrita de sus vivencias, opiniones y criterios.

 

 

 

LA QUIMERA DE LO ESPECIAL EN LA EDUCACIÓN O EL MITO DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL

La respuesta administrativa a la diversidad

________________________________________________

Rafael Parejo Herrera

 

Vengo una vez más, quizás por un “defecto personal de percepción” –ya que parece que sólo soy el que ve las cosas de la manera como la cuento-, a observar que mis compañeros de la administración educativa gozan de una credulidad exacerbada en el “pensamiento mágico”. Pensamiento que les parece proporcionar soluciones “optimizadoras” al asunto de los puestos laborales delicados, a los que, con el calificativo de “especial” parece dar solución, tras esconder fe ciega en una jugada, que entre tantos y tantas maestros y maestras siempre habrá algún que otro  “voluntario” que se ofrezca a cumplir una misión “especial” por el módico precio que reciben los demás. Claro está que el voluntario deberá salvar unas condiciones leoninas sobre disponibilidad, competencia profesional de Maestro[1] que no se lo saltan ni los licenciados de los E.O.E.s, igualmente al servicio de la administración.

 Es como si acudiendo a un restaurante, me sirvieran una comida con el agasajo de ser un “menú especial”, y comprobase que al comensal de al lado le sirven la misma vianda, de modo que, perplejo, preguntaría ¿en qué difiere?, y me respondiesen en que es “especial de la casa”. Y si ahondara vería que la especialidad del cocinero es la misma. Porque entre un maestro y otro no hay ningún salto cualitativo, simplemente son diplomados/ y “habilitados”[2]. Bien en Música, aunque algunos sean tan competentes cual director de orquesta; en Idiomas, igual los hay sin tocar ni “filología, ni traductores e interpretes”; en Educación Física, aunque no hayan oído hablar del I.N.E.F.; de los de “Audición y Lenguaje”, como si fuesen auténticos logopedas; y de los de Educación Especial, lo mismo cazan tigres, doman leones o hablan el sutil lenguaje de las mariposas.

El Cuerpo de Maestros es la repanocha; no conozco otro Cuerpo más entregado a la causa de la Educación (quizás la Policía Nacional, a la seguridad pública), pero claro, cuando se miran en los compañeros de la Ed. Secundaria, que por la suerte de una “Transitoria 4ª”[3], trabajan 18 horas en vez de 25, y además, eso de cubrir ausencias de los compañeros durante el horario lectivo no se lleva como en Primaria, sino que las más de las veces ni se “entra en capilla”. Ahí si se abre una lastimosa herida en la gravosa comparación.

Este esquema mental de, a más alto “rango”, menor horario laboral y más retribución, es nefasto. Imaginémonos que en el sector sanitario los enfermos estuviesen atendidos por enfermeros, porque los médicos trabajaran menos horas, y cuanto “más médico” más ausente estuviera de los enfermos; las “eminencias” curarían por teléfono. Hoy es lo que tenemos, ¡a dios, gracias! (¡vaya gracia!) -en el sistema educativo-.

Estoy en contra de ese aura de “especiales” con que revisten a los PT, porque nos relegan a ser unos maestros diferentes en los centros, que frente a las mayorías en las demandas de los ciclos, y el volumen de los grupos de alumnos, siempre terminamos colocados en los espacios, objetos y momentos diferentes y así no desarrollamos ni “normalización”, ni “integración”,….

¿Quién cree a estas alturas que por “especificar/especializar” se podrá desarrollar una verdadera integración (interacción-cohesión-compensación)?. Esta es una de las trabas detectadas en el “Análisis y detección de las trabas que dificultan la optimización de los recursos en esta área”(véase este artículo en esta misma Página-web, o… citas al final).

La presencia de Aulas Específicas que escolarizan a alumnos con marcada necesidad especial de educación, en nuestro caso, por causa de autismo, plantea una situación delicada de estudio e investigación de los propios resultados de la puesta en escena de esta hipótesis/plan de intervención. ( es un hecho que en el 1er trimestre del presente año escolar hubo un estudio del funcionamiento de este Aula y no dispongo de su contenido ni de los criterios que se barajaran), sí observamos sus consecuencias:

Este mes de mayo, día 9, -de 2.005-, se publicaba mediante Resolución del Delegado Provincial de Almería una Convocatoria de concurso de méritos para cubrir Puestos de Carácter Singular, de difícil desempeño. Entre estos Puestos salía a concurso el Puesto del Aula Específica de nuestro Centro “Lope de Vega”. En esta línea, consecuente de este desarrollo planificado por la Inspección, en el BOJA de 3 de Junio, se hacía pública la Plantilla Orgánica de este centro en la que desaparecen dos plazas, la de PT que se encargaría del Aula Específica (036) y la del PT Audición y Lenguaje (037) –¿quizás por considerar que quien ocupe la plaza podrá instaurar, sin ayuda alguna, el sistema alternativo de comunicación, necesario?-.

Un paso más, pero ¿en que dirección?. Un paso más, uno más, de los muchos ya dados.

En el año 2.000 rompo a escribir; “rupciono”, como desenlace de unas circunstancias paradigmáticas entre la realidad vivida y la convicción de mi función profesional, a la que había nacido (opositando) en el año 1.985 para aplicación del Decreto 334 que desarrollaba la LISM del 82.  Aquel Decreto se establecía una vigencia de 10 años.

Por esta circunstancia en el año 1.995 se publicitaba otro Decreto, el 696, que le sucedía. Mi desconcierto surge cuando en el año 1.997 asistimos a la creación/instauración en Centros “Ordinarios” de Educación Infantil y Primaria de nuestra capital de provincia, de cuatro Aulas de PT para Educación Especial (situación claramente contemplada en dicho Decreto en unas determinadas circunstancias).

Hasta esas fechas solo encontrábamos Puestos/Aulas de P.T. para el Apoyo a la Integración. En el 85 se procedía a sacar a los alumnos con necesidades educativas especiales de aquellos Centros “Específicos” donde estaban “dotados” de “especialistas y recursos adaptados a las necesidades de sus síntomas”, para adquirir “normalización” con los apoyos necesarios, escolarizándoseles en las aulas ordinarias de los centros ordinarios.  Se ponían en marcha los E.A.T.A.I.s, que se añadían en infraestructura a los existentes E.P.O.E.s, y también a los Maestros de Apoyo a la Integración,  -los Maestros de Apoyo a la Integración eran los antiguos de Pedagogía Terapéutica con la finalidad ahora, de actuar de facilitadores del acceso del acnee al currículo y espacio ordinario/próximo, para el cual se admitía una modificación de la escolarización, del programa de aprendizaje ordinario, mediante los programas individualizados de desarrollo (PDIs),…-.

Esas 4 Aulas Específicas surgieron precipitadamente…. Yo, Profesor de E.G.B./Maestro de E. Primaria de Profesión me debo al cumplimiento de mis obligaciones. Mi desconcierto es cuando mi modelo mental –construido en base a las normas legisladas- discrepa de los procedimientos que se llevan a cabo, en mi contexto concreto. Me preguntaba entonces, y aún sigo preguntándome, ¿cómo en el año 97, tan sólo dos años después de nacer el 696, se invierte su razón de ser y contraviene su sentido?. De aquella experiencia recuerdo el cartel que colocara en la puerta de la clase con el rótulo “NO ME DISCRIMINES POR SER DIFERENTE”. Argumentando aquella vivencia redactaría dos escritos, “NECESIDADES EDUCACTIVAS ESPECIALES, ¿UNA PARAESCUELA?” y “AÚN QUEDA POR HACER” que verían la luz en la revista, “MASEDUCATIVA”[4].

Parece que el “Informe Warnock”[5], no ha existido, y que su consejo, que es clave en la atención a la Diversidad, al repartir la responsabilidad, marcando hasta dónde, cada Puesto interviniente, ha de contribuir, desde su competencia profesional –públicamente reconocida-, es “ignorado o ignoto”. Dejando marcadamente claro que el acto educativo-docente tiene unos límites, y no cabe ser confundido con la responsabilidad de otros sectores profesionales.

En esta línea Howard Gardner, en referencia al asunto de las intervenciones para el desarrollo de las “inteligencias múltiples”, dejaba meridianamente claro[6] que este trabajo es competencia exclusiva de psicólogos. El maestro docente no es el “poyaque” para resolver improvisaciones de la administración,... Que hizo falta psicólogos, allá que tiraron de los maestros y cuando se montó bien el cotarro, entonces pusieron y restringieron los Puestos para los Profesores de Secundaria (decreto de febrero del 2.003). También podemos seguir viendo como los Puestos de difícil desempeño en Secundaria son ofertados a Maestros (A45),...Programas de Garantía Social,... 

Esto sigue siendo un largo camino por hacer. SALUD E ILUSIÓN y, “un poquito de coherencia, por favor”

                               Almería, julio de 2.005


 

[1] Condiciones de la convocatoria de Puesto de Carácter Singular

[2] habilitación: autorización legal que se concede a una persona para que pueda realizar un acto jurídico, que en condiciones normales sería nulo, por no tener el agente la capacidad necesaria para realizarlo.

[3] Véase al final de la promulgación de la L.O.G.S.E.

[4] Localizable actualmente en “Cuaderns Digitals.net”

[5] Inglaterra, 1978: La escuela compartida, Lázaro Diest, F. P., Serv de Public.-Univer. Almería, pag.,22

[6] Congreso de Psicología, Universidad de Almería, marzo de 2.004

 

 

 

 

Conozca también...

     


ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía 2013

Recomiende esta página: Escriba la dirección de correo de un amigo

Envíe la página desde aquí a sus amigos o grupos de Facebook