Antonio García Megía y Mª Dolores Mira y Gómez de Mercado, responsables de esta sección,  son Maestros, Diplomados en Geografía e Historia, Licenciados en Filosofía y Letras y Doctores en Filología Hispánica

ç

 

EL DIARIO DE MANOLI

 

Carlos Valdivia del Rosal

12 años - IES Azcona - Almería

 

 

 

Manoli es una niña de 12 años que va a empezar el instituto como otra niña cualquiera, bueno, cualquiera no.

Manoli  cuando estaba en primaria, no es que fuera popular, ni tuviera muchos amigos; más bien, no tenía. Sus compañeros se reían de ella y no le hacían caso. Pero no por nada, sino porque le tenían envidia. Sí, envidia, pensaba cuando se metían con ella. Envidia porque era la más inteligente de su clase. Pero a ella ya no le importaba, porque ya se había acostumbrado. Este nuevo curso en el instituto va a ser algo nuevo, algo que le va a cambiar la vida en todos los sentidos.

 

CAPÍTULO 1: “El primer día”

 

14/09/10

Querido diario, mañana empieza el curso escolar, bueno, hablando claro, mañana empiezo el instituto. Estoy muy nerviosa, porque no sé que me espera, no sé los profesores que me tocan ni los compañeros que voy a tener. En resumen, estoy nerviosa. Además,  lo que más me preocupa es el tema de los amigos.

Yo, en sexto, no tenía amigos, ahora es mi oportunidad. Hacer muchos amigos, ser popular y (si tengo suerte) un novio… Bueno, eso es adelantarse a los acontecimientos, pero por soñar no pasa nada. Me despido. Adiós.

 Son las ocho de la mañana y Manoli está en la cama durmiendo. Suena el despertador y su madre empieza a agitarla intentado despertarla, pero no daba resultado. Estaba dormida como un tronco. Hasta que su madre le dice:

-Venga, que llegas tarde al instituto.

Como si esas palabras fueran mágicas, Manoli pegó un bote, se levantó, le dio un beso a su madre, directamente fue a su armario y empezó a sacar ropa y tirarla encima de la cama.

-¿Qué me pongo? ¿Qué me pongo? – Empieza a repetir como una loca -¡ya! Esto mismo.-Y coge un vestido.

En un segundo se lo pone. Se va directamente al cuarto de baño, abre el grifo y se lava la cara a toda prisa.

Cuando llega a la cocina se encuentra en el plato unas tostadas con mantequilla y mermelada de melocotón. Son sus favoritas. Manoli se sienta en la silla y empieza a comerse las tostadas como si no hubiera comido en toda su vida. De vez en cuando le daba un sorbito al tazón de leche y paraba a respirar. Comía de tal manera que casi se llega a atragantar. Rápidamente se levanta de la silla, va a su habitación, coge la mochila, la deja al lado de la puerta y se va a poner sus deportivas. Entonces se acerca a la puerta, coge su mochila y dice:

-¡Mamá me voy!

-¡Espera hija, que todavía no has cogido tu desayuno!

-¡Uy! Es verdad.

Manoli coge el desayuno y lo guarda en la mochila. Abre la puerta y se va.

Ya estaba en el pasillo cuando dice para si misma:

-¡Allá voy instituto! 

Licencia    Contacta con el autor

 

Antonio García Megía y María Dolores Mira y Gómez de Mercado

 

Conozca también...

     

 
ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía