ç

 

 

ENEMISTAD

Laura Leal Reca

12 años - IES Azcona - Almería

 

 

 

 

He pensado muchas cosas, pero la que más me reconfortó fue pensar que había encontrado la felicidad. Ahora, decepcionada, descubro  que no es así.

Esta vida no es más que un juego en el que cada cual mira por sus intereses, no hay felicidad o al menos hay alguien que se empeña en mantenerla muy lejos de mí.  No puedes confiar en nadie,  debes medir tus palabras, porque, cuando menos te lo esperes y la persona menos pensada, te traicionará sin importarle lo que sientas. A veces, incluso no les importa que sufras....

 En mi interior nadie sabe lo que hay, pero en mi exterior me limito a sonreír para que no se sepa que sufro, que no estoy bien...   Y lo que más me pregunto es… ¿por qué? Pero nunca encuentro la respuesta.

 Me siento tan ingenua por pensar que las personas pueden cambiar. Eso es algo imposible, aunque pongas todo tu empeño en ello, es  inútil. Agotas tus fuerzas, ya no quieres seguir, no quieres seguir sufriendo. Pero de cierto modo jamás te rindes, pero estás cansada,  desfalleces... Sabes que la amistad es un don que casi nadie posee. Es un sobrenombre que todos se adjudica y que nadie merece.

Resulta irónico que pienses que no te pasa, cierras los ojos para pensar que es un sueño del que quieres despertar....Crees que lo has hecho, que has despertado y que ya no sufres. Pero no es así, abres los ojos y sigues en la fría y oscura realidad. No quieres creerlo, te quedas parada mientras las lágrimas resbalan por tus mejillas. No te molestas en frenarlas, no puedes, ni quieres. Deseas desahogarte y así es la única manera. Podrías pensar en otras cosas, distraerte. Pero acabarías igual…, llorando tu desgracia. Piensas..., ¿para qué?, ¿para qué seguir?  Pero nunca te rindas, no, no dejes que te hundan. Porque tú vales, solo has de descubrir cuanto. Cuando ya lo sepas, entonces continuarás luchando por ti...

¿Por qué escribo esto? Para que mis pensamientos, esos que tanto me hacen sufrir y por los que soy especial, no acaben en el olvido... También escribo para olvidarme de algo inolvidable...Por mucho que me empeñe, no vale la pena. Incluso sigues al lado de las personas a las que no les importas. Aún así, tú sigues ahí para todo, para lo bueno y para lo malo.

Quizás por miedo a volver a quedarte sola...Eso es algo que no le deseo a nadie.

Las personas sufren pero no parece importarles, es más, siguen junto a esa persona que tanto daño les causa. Critican a los demás cuando están enfadadas porque las han dejado tiradas. Pero cuando la causante de su dolor les pide perdón ellas no se lo piensan las perdonan , aunque saben que se lo volverá a hacer...

Y eso es lo que no comprendo, yo sufro pero no perdono a esa persona... porque sé que lo volverá  a hacer, que me hará daño. Pero es cierto que las mentes humanas son muy complejas. Intento comprenderlas pero la solución se aleja de mí…

Y lo que también me pregunto es..., ¿por qué ellos? ¿Por qué? Porque son solo unos los que no  sufren. Son ellos los que hacen sufrir porque son tan crueles que ni siquiera sienten compasión. Y, sin embargo, son el modelo de personas a las que adulamos...

No sé por qué hay gente que disfruta sintiéndose superior a los demás,  haciendo que estos lo pasen mal, muy mal.

Actualmente no conozco a los verdaderos amigos de los que tanto se habla, para mí, no existen. Todos los que creen ser felices siendo crueles, haciendo daño..., solamente  lo hacen porque se sienten vacíos, aburridos, y acaban pensando que todos son rivales y deben pelear por su territorio. Como animales...

 

Licencia   

 

Antonio García Megía y María Dolores Mira y Gómez de Mercado

 

Conozca también...

     

 
ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía