ç

 

Amor y otras tristezas!

 

Cipriano Pérez-Rubín Méndez

17 años

I.E.S Azona - Almería

 

Por vosotros, amigos

 

Cada estrella

que ilumina la noche fría,

cada rayo de sol

que calienta  la casa  

un soleado día

Sois vosotros,

sois mi alegría

Cuando me siento solo,

cuando  no hay nadie

Estáis cerca para ayudarme.

Solo hay una palabra que exprese eso,

Amigo

Sois la mano que me saca del oscuro paso,

la mano que  provoca  una sonrisa.

Quiero que sigamos juntos

hasta el fin de nuestra vida.

 

Escribo para ti

 

Escribo para ti,

pensando en ti,

recordando tus ojos

clavados en mí.

Recordando tus labios,

recordando tus formas,

¡siendo feliz!

Todo…

¡Por verte sonreír!

 

¿Por qué?

 

¿Por qué?

Es la única pregunta

que puedo hacerme

desde aquel triste mes.

¿Por qué?

Te llevaste a mi ángel,

cortaste sus alas,

le hiciste sufrir.

¿Por qué?

Aún recuerdo

aquellos momentos

de felicidad.

¿Por qué?

¿Cuántas veces

he de recordar?

¿Cuántas veces

He de volver a llorar?

¿Por qué?

Tu cabello castaño,

tus ojos…

tu belleza…

¿Por qué te fuiste?

¿Por qué?

Ya descansas en paz.

y seguirás siendo mi ángel,

mi ángel de felicidad.

 

Amor

 

Amor

Palabra efímera

que se desvanece

con el viento

cualquier día

Por él

puedes caer

en la más dulce amargura,

en la más loca melancolía.

Amor

Rosa marchita

que florece

con el agua

de tus besos.

Eso es amor,

¡mi vida!

¡Eso es lo que siento!

¡Amor!

¡Sonrisa

en la boca amada!

Como rosa

ofreces lo más bello,

Pero también,

¡tus espinas!

Las clavaste en mi piel

derramando,

como sangre,

esta poesía.

 

¡Locura!

Es lo que siento

cuando tus ojos me miran

¡Amor!

Es lo que siento

cuando tus labios beso

¡Tristeza!

Es lo que siento

cuando lejos te tengo

¡Felicidad!

Es lo que siento

cuando sonreír te veo.

 

No puedo pensar con razón

¡Hay tantos sentimientos

albergados en mi corazón!

Vuelve a mis brazos,

mírame, sonríe.

¡Y besa mis labios!

 

¡Se acaba!

Caen las hojas

como los minutos

que entregamos al pasado.

Juntos,

unidos por esta  tinta

que se derrama melancólica,

enamorada.

¡También palabras

que se acaban!

¿Qué expresan?

Estrellas

que caen a la noche oscura

donde vivo

sumergido en un mar de olas  salvajes

que rompen, blancas, en la orilla.

Expresión de mis sentimientos

que acaban, como ellas,

en tus oídos.

 

Aquí estoy perdido,

esclavo de ti,

de tu mirada.

Te necesito,

¡lo sabes!

Pasan los días.

Más grande es el vacío,

¡te quiero!

¡Se acaba el tiempo!

¡No volveré a verte!

¡Tanto sufrimiento!

¡Se acaba este sueño

En que sigo prendido

Por tus besos!

 

Tú posees el sol ardiente

que es capaz de iluminar mi corazón.

Tu posees la llama

que puede abrir esta caja de pasiones

Tú posees mi corazón,

Tú posees ¡mi alma!

 

¿Qué es esa luz

que hay en tu mirada?

¿Será, acaso,

mi alma encerrada?

Mi mente quedó perdida,

no le queda nada,

solo… tu mirada

¡Haz que tu voz me despierte!

Para que resucite,

para que vuelva a ser yo

y pueda ver, de nuevo,

tu mirada.

 

El sol se queda pequeño

 

El sol se queda pequeño

más allá del universo

Pero, sigue leyendo,

lo expreso verso a verso

¿Notas lo que siento?

¡Lo que haría por tus besos!

 

Cruzaría montes,

cruzaría ríos,

ascendería al cielo,

removería  infiernos.

Y todo por ti,

todo por tus besos.

 

Cuando una mirada tuya

calcina mi alma

y llega a mi corazón,

¡Vibro!

Sin ti, simplemente,

¡Muero!

¿Ves ahora lo que siento?

Licencia   

 

Antonio García Megía y María Dolores Mira y Gómez de Mercado

ENVÍA TU TRABAJO

 

Conozca también...

     

 
ESTADÍSTICAS EN ESTE SERVIDOR 

Desde el 27 de abril de 2004 se han visitado páginas  sólo en este servidor Web

contadores

Diseño de Antonio García Megía